Las 7 alternativas al plástico más eco-friendly

En 1907, Leo Baekeland inventó un nuevo material, la baquelita, que fue el primer plástico verdaderamente sintético, compuesto por moléculas que no se encuentran en el mundo natural. Fue un avance asombroso. La baquelita era un producto duradero, podía moldearse en casi cualquier forma y resistia el calor perfectamente.

Hoy en día, los plásticos, junto a su proceso de reciclar plástico, son una de las piedras angulares de la civilización tecnológica moderna: son resistentes, flexibles, duraderos, impermeables a la corrosión y aparentemente infinitamente versátiles.

7 alternativas al plástico

Los objetos de plástico nos rodean, desde los envases de alimentos y las botellas de leche y refrescos que compramos en el supermercado, hasta las encimeras de nuestras cocinas y los revestimientos de nuestras sartenes.

Llevamos ropa fabricada con fibras de plástico, nos sentamos en sillas de plástico y viajamos en automóviles, trenes y aviones que contienen piezas de plástico.

Los plásticos se han convertido incluso en un importante material de construcción, que se utiliza en todo tipo de materiales, desde paneles aislantes para paredes hasta marcos de ventanas.

Seguimos encontrando nuevos usos y altenativas del plástico.

Nuestra dependencia del plástico también tiene una desventaja cada vez más grave, porque fabricamos mucho y tiramos mucho.

De los 9.100 millones de toneladas (8.300 millones de toneladas métricas) de plástico que se han producido en el mundo desde 1950, 6.900 millones de toneladas (6.300 millones de toneladas métricas) se han convertido en residuos, y sólo el 9% se ha reciclado.

El resto acaba en los vertederos y en los océanos del mundo, donde la contaminación por plástico está haciendo estragos en la vida silvestre y llegando a las playas. Cerca del 40% de los residuos son envases desechados.

Pero hay una forma de solucionarlo, porque existen más alternativas ecológicas a los plásticos. He aquí 7 productos que resuletan ser buenas alternativas al plástico.


Las fibras naturales

Las fibras naturales no desprenden microplásticos al lavarse o utilizarse, a diferencia de las fibras sintéticas como el poliéster o el acrílico, que son más problemáticas para el medio ambiente y pueden filtrar sustancias químicas potencialmente tóxicas.

Las fibras naturales incluyen el algodón orgánico, el cáñamo y el bambú.


Bolsas de algodón ecológico

Bolsas ecológicas de algodón

Dado que menos del 5% de los 1 billones de bolsas de plástico de un solo uso que se desechan cada año se reciclan, considera la posibilidad de cambiar a bolsas de algodón orgánico, que no contienen residuos químicos y se descomponen en el vertedero en 5 meses.

Recuerda poner una bolsa reutilizable en tu bolso o mochila y en tu coche para asegurarte de que no necesitas comprar una nueva bolsa reutilizable cada vez que salgas.


Envases de acero y pajitas

Considera la posibilidad de cambiar su recipiente de plástico para el almuerzo y las pajitas por otras de acero; el acero puede reciclarse infinitamente y es 100% reciclable sin perder su calidad.


Barras de champú

Las barritas de champú suponen una buena alternativa al plástico y eliminan la necesidad de usar embases de plástico.

Y lo que es mejor, muchas de ellas no contienen aceite de palma, un ingrediente relacionado con la deforestación.

Además, son más eficaces que la mayoría de los champús convencionales porque no se bombean con agua como los convencionales, diluyendo el producto; de media, una barra de champú dura mas o menos entre dos o tres botellas de champú líquido.


Cepillos de dientes de bambú

Otra alternativa al plástico son los cepillos de dientes hechos de bambú.

Cepillo de dientes de bambú como alternativa al plástico

En todo el mundo se tiran cada año unos 23.000 millones de cepillos de dientes de plástico, cada uno de los cuales tarda hasta 500 años en descomponerse por completo.

El bambú es un material natural, de rápido crecimiento y 100% biodegradable, que se descompone en el vertedero en 6 meses. Sólo tienes que asegurarte de arrancar las cerdas de nailon antes de deshacerte de tu cepillo de dientes para que también puedan ser recicladas.


Envases fabricados con cera de abeja

Aunque el envoltorio de plástico puede ser una herramienta eficaz y eficiente para ahorrar y reducir el desperdicio de alimentos, es inevitablemente un plástico de un solo uso que acaba llegando a los vertederos.

Solo en 2019, se registró que más de cinco millones de estadounidenses habían gastado más de 10 millones de cajas de envoltorio de plástico.

Los envases de cera de abeja están hechos de materiales que incluyen algodón, cera de abeja cosechada de forma sostenible y resina de árbol, que se pueden lavar, son compostables y, lo que es más importante, reutilizables.


Bolsas de silicona reutilizables

Los amantes de la comida y los cocineros caseros suelen necesitar bolsas de plástico tipo ziplock para ciertos platos y para marinar.

Bolsas de silicona como alternativa al plástico

En lugar de deshacerse de ellas cada vez que termines, opta por las bolsas de silicona reutilizables para alimentos que puedes guardar, congelar, calentar en el microondas e incluso meter en agua hirviendo para hacer sous vide.

Esto también se relaciona con productos como las bolsas de plástico biodegradable.



Esperamos que esta lista de alternativas al plástico te inspire a cambiar algunos artículos clave de tu vida por opciones sin plástico.

Al eliminar el plástico de tu vida, no sólo estás reduciendo tu propia huella de carbono, sino que estás modelando una vida más sostenible para los que te rodean.

Además, a medida que crezca la demanda de prácticas empresariales más sostenibles, las empresas responderán y se podrá frenar el uso de plásticos perjudiciales.

Puedes encontrar este y otros artículos muy interesantes a lo largo del blog.