Qué son los plásticos termoestables

Los plásticos termoestables son aquellos materiales sintéticos que se fortalecen cuando se calientan, pero que no pueden volver a moldearse o recalentarse con éxito después de la conformación térmica inicial o el moldeado tal y como pasa con las propiedades del plástico Kevlar.

Una vez moldeados los plásticos termoestables, las piezas resultantes ofrecen protección contra las altas temperaturas de funcionamiento, la corrosión y la resistencia química.

Qué son los plásticos termoestables

Estas ventajas de las propiedades de los materiales permiten que las piezas de los plásticos termoestables moldeadas se utilicen en una variedad de entornos de uso final agresivos y desafiantes, desde aplicaciones eléctricas hasta componentes de transmisión y tren motriz de automóviles y productos con exposición a elementos exteriores.

El uso de un proceso de moldeo a plásticos termoestable permite que las piezas y conjuntos finales permanezcan dimensional y químicamente estables frente a elementos como la humedad, el calor elevado o las temperaturas de funcionamiento, la tensión eléctrica y los productos químicos o los fluidos de automoción.

Los materiales termoestables que se moldean incluyen el compuesto de moldeo a granel (BMC), el fenólico, el epoxi y el ftalato de dialilo (DAP).

El compuesto de moldeo a granel también se conoce como poliésteres insaturados y ésteres de vinilo. En cuanto al moldeo, los plásticos termoestables pueden ser moldeados por inyección, compresión, inyección-compresión o transferencia.

La diferencia del moldeo de plásticos termoestables frente al de termoplásticos es que el material se moldea con una herramienta o molde caliente con materiales termoestables, mientras que los termoplásticos se moldean en un molde enfriado.


Ejemplos de plásticos termoestables

Muchos de los plásticos que se encuentran en la vida cotidiana son plásticos termoestables. Algunos ejemplos son:

  • Baquelita (fenólica)
  • Ésteres de cianato
  • Duroplast
  • Resina epoxi
  • Fibra de vidrio (un termoestable reforzado con fibra)
  • Melamina
  • Resina de poliéster
  • Poliuretano
  • Resina de silicona
  • Ésteres de vinilo
  • Caucho vulcanizado

Entendiendo a los plásticos termoestables

Con una serie de ventajas en las propiedades de los materiales, las piezas de los plásticos termoestables moldeadas se utilizan en una gran variedad de mercados finales de clientes y aplicaciones que requieren un material fuerte y duradero capaz de soportar elementos agresivos.

Los plásticos termoestables no se degradan con la exposición a determinados productos químicos, aceites y fluidos de automoción.

Entendiendo a los plásticos termoestables

En aplicaciones y montajes eléctricos, las piezas termoestables pueden proteger los componentes internos con una resistencia dieléctrica y un aislamiento eléctrico superiores.

En aplicaciones exteriores, los componentes termoestables siguen siendo duraderos incluso en condiciones climáticas muy variadas, como la exposición a la luz solar intensa y a los rayos UV, la lluvia, el aguanieve o la nieve.

Tanto si la aplicación de un producto funciona en Alaska como en Arizona, los plásticos termoestables siguen siendo el material preferido por los ingenieros y diseñadores para las aplicaciones más exigentes que requieren componentes estables al calor.

Desde el punto de vista de los costes, los termoestables tienen un precio competitivo frente a los termoplásticos de ingeniería de rendimiento similar, ya que las materias primas suelen tener un precio de entre 1 y 3,50 dólares por libra para los compuestos de moldeo de plásticos termoestables.

En términos científicos, un monómero termoestable debe tener tres o más extremos reactivos, con sus cadenas moleculares reticuladas en tres dimensiones.

Después del moldeo, los plásticos termoestables tienen prácticamente todas las moléculas interconectadas con enlaces físicos fuertes y permanentes que no son reversibles por el calor.

Los monómeros termoplásticos, en cambio, sólo tienen dos extremos reactivos para el crecimiento de la cadena lineal.

En términos sencillos, moldear o curar un termoestable es como cocer un huevo u hornear un pastel. Una vez que un huevo se echa en agua hirviendo y se cuece, no puede volver a su estado físico original de yugo.

Del mismo modo, después de moldear los plásticos termoestables, no se puede moler y volver a procesar o moldear.


Diferencia entre el plástico termoestable y el termoplástico

El calor hace que un plástico termoestable sea irreversiblemente rígido, pero hace que un termoplástico sea moldeable o flexible.

Resina de poliester, uno de los materiales de los plásticos termoestables

Un termoplástico vuelve a endurecerse al enfriarse. Los plásticos termoestables por lo general son más resistentes que los termoplásticos gracias a su reticulación interna a través de los enlaces covalentes.

Por esta misma razón, los plásticos termoestables suelen tener mayor resistencia a la corrosión y la dureza.

Por otro lado, los plásticos termoestables son más propensos a deformarse permanentemente bajo una carga y son más frágiles que los termoplásticos.

Los plásticos termoestables no se pueden remodelar, pero son perfectos para aquellas aplicaciones de alta temperatura, como los electrodomésticos y la electrónica.

Los termoplásticos pueden remodelarse y reciclarse como pasa con algunos otros tipos de plásticos ya vistos.

Su fuerza, flexibilidad y resistencia a la contracción los hacen idóneos para piezas sometidas a grandes esfuerzos y bolsas y contenedores de plástico.


Ventajas de los plásticos termoestables

  • Resistente a la corrosión y al vapor
  • Excelente estabilidad química y dimensional
  • Excelentes propiedades térmicas
  • Resistente al calor
  • Alta resistencia dieléctrica
  • Alta relación resistencia/peso
  • Baja fluidez/contracción
  • Aislamiento térmico superior